LO ÚLTIMO: Yunes Linares inaugura la Segunda Reunión Ordinaria de Contralores de la Región Centro-Golfo-Istmo        Américo Zúñiga, un alcalde que ha cumplido con los trabajadores: Juan Díaz        Alebrijes monumentales llenan de color las calles de la CDMX        En el Consejo Político del PRI        Héctor gestiona la reclasificación de tarifas eléctricas en la zona de Laguna Verde        "Ha sido un honor y un privilegio trabajar al lado de ustedes, el mejor equipo de trabajo de Veracruz", dice Américo a los trabajadores.        Es Pánuco sede de los cursos del Programa Nacional de Convivencia Escolar        Puffff!...Otro acuerdo entre partidos:Ahora, en el seno del INE, se alían para garantizar igualdad de género en elecciones        Que Lozoya es culpable de la salida de Santiago Nieto de la FEPADE        “Humo”, la nueva puesta en escena de Abraham Oceransky        La Comuna xalapeña informa sobre los logros obtenidos por los trabajadores.        Dice el Gobernador Yunes que hay Empresas que invertirán 600 mdd en Coatzacoalcos        Azota severa granizada a Toluca; cubre de blanco las calles        El remedio casero de Jennifer Aniston para hacerse mechas...¡al natural!        Timbiriche...su regreso.        
Visitas: 18,512,632
Domingo 22 de octubre de 2017     enestahora@outlook.com

En Esta Hora - Voz migrante
Voz migrante
14 de Febrero de 2017

“Estos astutos, pero irresponsables gobernantes neofascistas quieren construir muros para hacer de EU un enorme gueto y equiparar a los mexicanos en general, y a nuestros paisanos migrantes en particular, con los judíos estigmatizados e injustamente perseguidos de la época de Hitler. Por eso, ante semejante barbaridad, no debemos limitar nuestras acciones a la protesta y a la denuncia sólo en el ámbito internacional, sino considerar como esencial la labor de información al interior de EU”, éstas son palabras que AMLO dirigió a cerca de tres mil inmigrantes en la Placita Olvera, en Los Ángeles, California, el domingo. Ya lo había dicho el presidente de Morena: haría una cruzada por EU para dar un mensaje y brindar protección, a su manera, a los millones de migrantes que hoy viven en la incertidumbre por las políticas de Donald Trump. Los migrantes agradecen todas las muestras de apoyo y solidaridad que salgan de esta tierra que, aunque ya no es su país de residencia siempre llevarán en su corazón y siempre será su patria natal. En estos aterradores momentos que atraviesan en el país en el que han decidido llevar sus vidas actualmente y que parecieran poner en jaque no sólo su presente, sino su futuro y el de sus familias.

Y eso me quedó claro desde el sábado, en otro foro y en otro estado de EU. “Llevo 20 años acá. Me casé aquí. Aquí están mis hijos. Necesitamos un plan si quieren separarnos...”, decía una mujer migrante. “Soy un ser humano. No me vine por gusto. Estoy en EU por la aspiración de una vida mejor. Hoy tengo mucho miedo...”, nos contaba otra. “Mi madre murió y no pude ir a despedirla...”, relataba entre lágrimas una tercera. “La última vez que regresé a México me asaltaron tres veces en el transporte público en la Ciudad de México...”, se quejaba otra con amargura. “Uno no nomás se siente con la amenaza de aquí, sino con la amenaza de allá. Venimos a otro país porque en México no hay ley...”, añadía uno de los migrantes. Éstos son algunos de los testimonios que escuché en el encuentro de #AgendaMigrante, organizado por Jorge G. Castañeda, Eunice Rendón y Héctor Aguilar Camín con la revista Nexos en Phoenix, Arizona. Acudimos algunos periodistas, varios legisladores, un subsecretario de la SRE y el presidente de la Conago. Escuchamos uno tras otro los desgarradores testimonios de los mexicanos que tienen el comprensible miedo a ser deportados, pero también de regresar a México y encontrarse con las mismas razones que los hicieron partir. Ellos no quieren regresar, como bien lo señaló León Krauze. Imposible imaginar peor pesadilla que arrancar a una madre de sus hijos, decía Paola Rojas. El gobierno mexicano y todos los partidos tienen una deuda histórica con los migrantes, resumía Joaquín López-Dóriga. Ante esta amenaza no debe haber espacio para la lentitud o la burocracia consular, alertaba Genaro Lozano. Y sí, en un estado tan curtido en estos temas como lo es Arizona, la comunidad migrante lo tiene claro: “Fuimos víctimas de Joe Arpaio y ahora somos víctimas de Trump: sólo somos una familia trabajadora (...) Vamos a ver si el gobierno federal sigue ayudando a mi esposa en cuanto su caso deje de estar en primeras planas (...) Nuestro único delito ha sido trabajar. Y proveer a nuestra familia no debería ser delito...”, éstas, palabras de Aaron, esposo de Guadalupe García, cuyo caso, hoy, es símbolo de la lucha que los migrantes enfrentan.

Los migrantes enfrentan una realidad horrorizante por el discurso y las acciones de Donald Trump. El sueño americano que empieza a convertirse en pesadilla. Todos, no sólo el gobierno federal y los partidos, sino las empresas y la sociedad civil estamos obligados a asegurarles a los que vienen de regreso que México volverá a ser su casa; y a quienes se quedan, que no están solos, no importan los discursos y los decretos contra ellos. Lo otro es abrir la puerta al holocausto. Sin cámaras de gas, sin muertos, pero con la misma y total degradación de la dignidad de las personas que implica una crisis humanitaria por estas inadmisibles e irracionales condiciones. Es momento de que todo México entienda que no es tiempo para la mezquindad, las estúpidas luchas de poder y mucho menos la miopía de creer que México “no debe meterse” porque EU “está en su derecho”. Por esas apatías es que han podido ocurrir las peores tragedias en la historia de la especie humana.