LO ÚLTIMO: REAL MADRID, EMPIEZA GANADO...Meten un gol producto de: 44 pases,107 segundos y 11 jugadores        Búhos Marching Band se presenta en Los Lagos        Cardenistas acuden a palacio municipal; los atiende Américo y verifican avance de obras.        Mariano, el detenido... Y quién es, qué representa, qué tan importantes es en la red de complicidades?        Agenda para mañana lunes.....        La "boda", empieza la danza de las fotos.        Coatza: mañana, lunes,inicia la Segunda Jornada Nacional de Lucha contra el Dengue, Zika y Chikungunya        “Noche VeraCubana” en Museo de la Ciudad de Veracruz.        Festival de las Flores en el Paseo de Los Lagos... atractivo para los xalapeños y turistas        NYT declara como 'fallida' la presidencia de Trump        Ya reconstruida, la calle Pípila; se abre a la circulación        Festival de las Flores, arte, música y cultura para la convivencia familiar: Américo Zúñiga        "Doblete" de "Chicharito" no es suficiente para evitar derrota de su equipo.        Primer Congreso Estatal del SITEM        INE emite recomendaciones a medios de comunicación para época electoral        
Visitas: 18,470,284
Lunes 21 de agosto de 2017     enestahora@outlook.com

En Esta Hora - “Nadie me mentó la madre, a pesar de que soy gringo”
“Nadie me mentó la madre, a pesar de que soy gringo”
14 de Febrero de 2017

Jon Lee Anderson se declaraba sorprendido mientras caminaba, la tarde del pasado domingo, por la calle de Florencia en la Ciudad de México. El reconocido escritor, periodista y corresponsal de guerra, con trabajos publicados para los diarios más prestigiados del mundo, había acompañado la marcha anti-Trump, que culminó en el Ángel de la Independencia. “Nadie me mentó la madre, a pesar de que soy gringo”, nos dijo el legendario periodista del New Yorker, en español muy fluido.

La actitud cero agresiva de los manifestantes con el güero Lee Anderson refleja claramente que el rechazo no es a los ciudadanos de Estados Unidos, sino a Donald Trump, quien hizo de la humillación a los mexicanos el eje de la campaña que lo llevó a la Casa Blanca. El experimentado periodista recorrió una parte de Paseo de la Reforma junto al joven escritor y reportero independiente, Diego Osorno, biógrafo autorizado de Carlos Slim, autor de libros como el Cártel de Sinaloa o La guerra de los Zetas, cronista de cien batallas.

Diego se mostraba desconcertado por la escasa convocatoria. Los cálculos más altos hablan de 40 mil almas en las manifestaciones de la Ciudad de México. Los más bajos de 18 mil. Poca asistencia para la peor amenaza externa para México desde el siglo XIX. A los periodistas les llamó la atención —y así lo comentaron— los poquísimos manifestantes que logró juntar la señora Isabel Miranda de Wallace, agredida por intolerantes dueños de las manifestaciones que la asocian con Peña Nieto.

Ella encabezó “la otra manifestación” que arrancó del Hemiciclo a Juárez con la consigna de no irse contra el presidente Peña. Una joven reportera mexicana de Vice News, quien nunca dijo su nombre, iba con ellos. Resumió de manera harto gráfica la falta de garra que percibió en la protesta. “Me sentí en un paseo dominical”, aseguró.

Vimos un puñado de deportados al pie del Ángel de la Independencia. Media docena de un lado. Media docena del otro. Son menos visibles para el gobierno que los indocumentados que siguen del otro lado, a pesar de la tragedia que viven en su propio país. No tienen dinero, no tienen trabajo, viven de arrimados.
La mayoría fue separada abruptamente de miembros de su familia. Unos tienen contacto con ellos, otros no.

Eleazar Hernández López, de 46 años, dejó dos hijos en Estados Unidos. Tuvo un accidente de trabajo en una fundidora de Wisconsin. Quedó incapacitado. Le faltan dedos. Tiene lesiones en el cuello, en los discos de la espalda, “en el lomo”, como él dice.
Puso una demanda en contra de la empresa, pero por falta de papeles no se quedó a pelearla. Su caso es especial. “Para mí es doblemente difícil encontrar trabajo. Me han rechazado solicitudes 20, 30, 50 veces”, nos cuenta. Consume ocho frascos de medicina al mes. Le cuesta, cada uno, dos mil 329 pesos.

La pesadilla Trump aún no se configuraba cuando lo deportaron, en el 2015. Eso le significó quedar fuera del apoyo que la Secretaría del Trabajo otorga a los deportados en el 2016: dos mil pesos mensuales.

¿Cómo le hace para vivir? “Pues de arrimado…”.

Ana Laura López pasó 15 años en Chicago. La deportaron el año pasado. Ella sí entró en el programa de ayuda del gobierno mexicano, los dos mil pesos no le alcanzan. Pero ella lo que requiere de las autoridades es apoyo legal.

Sabe que hay mil millones de pesos para la defensa legal de los indocumentados en EU. Pero no hay abogados para los deportados que dejaron del otro lado su familia. Tiene dos hijas en la llamada “Ciudad de los Vientos”.

En el Ángel nos encontramos, también, con Fernando Hernández. Él no es indocumentado. Es un abuelo que padece fibrosis pulmonar que le impide respirar normalmente. No tiene cura. Fernando no oculta su decepción por la asistencia. “El pueblo no quiere jalar. Yo tengo fibrosis pulmonar y míreme, aquí estoy presente…”.

De lo que organizadores y notables expresaron sobre la manifestación están llenas columnas y las notas publicadas o transmitidas ayer lunes. Sólo diremos que el protagonismo y narcisismo de los convocantes y el sectarismo de los radicales que se sienten dueños del derecho a manifestarse le pusieron en la madre a la protesta contra Trump.

López Obrador es un imán para empresarios políticos y funcionarios, con y sin agenda. El tabasqueño encabeza todas las encuestas rumbo al 2018. Suma adhesiones otrora impensables. Es el caso de José Antonio Álvarez Lima, exgobernador priista de Tlaxcala. Llegó al cargo en 1992. Eran los tiempos del todopoderoso Carlos Salinas de Gortari, de quien se distanció después. El discípulo del exmandatario de Tabasco, Enrique González Pedrero, dio a conocer que se une al Pacto por la Prosperidad y el Renacimiento de México, convocado por El Peje.
En una entrevista publicada ayer por El Sol de Tlaxcala dijo: “Acudo al llamado de ese pacto y sumaré mi opinión a la de otras personas, porque… siento que la situación del país es muy delicada, que la economía está en una situación desastrosa.

“Tenemos amenazas muy serias a nuestra soberanía, por lo que analizando el panorama político del país, yo siento que la personalidad y conducta de López Obrador puede convocar a la mayoría de las personas”, sostuvo. Aclaró, eso sí, que no aspira a ningún cargo político y que participará en el pacto como ciudadano.

Otro que se adhirió a Andrés Manuel y le costó la chamba es el secretario de Turismo de la CDMX, Miguel Torruco. El jefe de Gobierno, Miguel Mancera, lo corrió después de que apareció en la lista de empresarios que respaldan al líder de Morena.

El senador Armando Ríos Piter anuncia hoy su salida del PRD. Se queda como independiente. Hay voces que aseguran que en esa condición quiere buscar el 18. ¿Acabará en Morena?