LO ÚLTIMO: Empleo formal IMSS con cifras de septiembre 2017.        La corrupción no se acaba por decreto; debemos trabajar más: Héctor Yunes        Xalapeños Ilustres, una vialidad digna para el Centro Histórico        Avanza reconstrucción de Bulevar Porfirio Díaz o entrada a Central de Abasto, vialidad estratégica de Xalapa        Se dejará la alta tecnología en sistema de vídeo vigilancia        Diputados en sus Distritos…        Clara Brugada no es bienvenida en algunas colonias de Iztapalapa....la corren.        Cabildo xalapeño aprueba creación de Policía Municipal para 2018        Netflix suma más usuarios de lo esperado y rompe récord en Wall Street        Mala decisión sí puede joder a México:Peña Nieto        Hoy no tenemos más corrupción que antes, ahora se exhibe más,dice el presidente Peña        Aeroméxico y Japan Airlines lanzarán un código compartido en el año 2018        Definición del Fiscal General debe estar al margen de efervescencia política, afirma el presidente Peña        Raúl Cervantes renuncia a Titularidad de la PGR        Pánuco regresa a la normalidad, descienden niveles del río; pasó el riesgo: CONAGUA        
Visitas: 18,510,045
Miércoles 18 de octubre de 2017     enestahora@outlook.com

En Esta Hora - La organización social y política
La organización social y política
En un principio los grupos humanos adoptaron diversas formas de organización para sobrevivir y permanecer en comunidades de ayuda mutua con diferentes características. Las hordas, por ejemplo, se unían instintivamente para satisfacer necesidades comunes como la búsqueda de alimentos y la defensa ante peligros exteriores. No descendían de un tronco familiar, como los clanes, que se consideraban descendientes míticos de un antepasado común con obligaciones de ayuda mutua y de participación en los ritos religiosos.

Surgieron otras formas de organización como las fratrías, la unión de varios clanes; la tribu, suma de varias fratrías; la familia primitiva del Paleolítico como concentración de grupos (distinta a la familia actual que probablemente surgió en el Neolítico y que el Derecho Romano institucionalizó para el mundo occidental). El patriarcado, gobernado generalmente por ancianos de gran experiencia llamados patriarcas, cuya función esencial era administrar los bienes de la comunidad, organizar racionalmente el trabajo de sus integrantes, presidir el culto religioso y, en general, preocuparse del bienestar colectivo.

Con la agricultura y la domesticación de animales aparecieron cambios importantes en la vida y el ambiente de los seres humanos. Se crearon poblaciones con mayor densidad. La organización del hombre evolucionó de lo más simple a lo más complejo. Aparece la división del trabajo; la coexistencia de varios gobernantes que incluso ayudaban a un líder máximo a dirigir a los pueblos; las prácticas religiosas dirigidas por sacerdotes respetados; la formación de grandes ciudades.

Con el tiempo surge la necesidad de ordenar la economía, la política y la religión, así como el fomento de actividades recreativas y educativas que dan lugar a nuevas formas de organización dispuestas para mantener el equilibrio social. El hombre acepta o se le impone a un gobernante bajo diferentes argumentos: divinos, por la fuerza, por consenso, por herencia, dinastías, fundamentos legales, elecciones, etcétera.

Aparece el esclavismo que busca el predominio de la propiedad privada y la explotación del hombre sin libertad; el feudalismo con sus grandes extensiones de tierra para usufructo del señor feudal; el capitalismo y la concentración de las riquezas en unas cuantas manos y el malogrado socialismo que intentó impulsar los medios de producción como propiedad colectiva para suprimir la explotación del hombre por el hombre.

A partir de la revolución industrial se aceleró la evolución de la sociedad provocando el surgimiento de otras necesidades que antes no existían; la civilización asumió un ritmo acelerado y los gobiernos buscaron justificar su existencia y permanencia dentro de un Estado que presumiblemente buscaba el bien común, en un entramado jurídico y político que debería incluir a toda la población.

Antaño el Rey desempeñaba funciones ejecutivas, legislativas y judiciales. El Estado era el monarca mismo, y así lo aseguró Luis XIV, el Rey Sol, cuando dijo “L'État, c'est moi”. Sin embargo, para Aristóteles el hombre es un animal que delibera y razona; los humanos usan el poder de la razón para comprender cuáles son sus necesidades, el mundo que les rodea y cómo usar ese mundo para satisfacer sus prioridades y proveerse comodidades.

En este panorama de gobiernos y gobernantes, ser gobernante no es una tarea fácil. Estar al frente de una Nación, lograr que crezca económica y culturalmente, que exista seguridad social y jurídica y que el gobierno sea legítimo, es una labor ardua. En los apuntes reservados a la historia, parece que ha prevalecido la mediocridad, la ineptitud y la falta de probidad.Todos los gobernantes cometen errores, pero no todos logran mantener contento al pueblo que los eligió o los aceptó en la forma que fuera.

Algunos mandatarios se han ganado a pulso el título entre los peores estadistas del orbe, puesto que sus malas decisiones y sus pésimas acciones tienen repercusiones fuera de sus fronteras, como un “efecto dominó”. Gobernantes como Adolf Hitler, George W. Bush, Augusto Pinochet, Saddam Hussein, Alberto Fujimore, Thaksin Shinawatra, Olusegun Obasanjo y muchos más, han dejado ejemplo de lo que no debe hacerse y obligado a los ciudadanos a pensar en los controles del poder que ejerce la autoridad.

gilnieto2003@yahoo.com