LO ÚLTIMO: Empleo formal IMSS con cifras de septiembre 2017.        La corrupción no se acaba por decreto; debemos trabajar más: Héctor Yunes        Xalapeños Ilustres, una vialidad digna para el Centro Histórico        Avanza reconstrucción de Bulevar Porfirio Díaz o entrada a Central de Abasto, vialidad estratégica de Xalapa        Se dejará la alta tecnología en sistema de vídeo vigilancia        Diputados en sus Distritos…        Clara Brugada no es bienvenida en algunas colonias de Iztapalapa....la corren.        Cabildo xalapeño aprueba creación de Policía Municipal para 2018        Netflix suma más usuarios de lo esperado y rompe récord en Wall Street        Mala decisión sí puede joder a México:Peña Nieto        Hoy no tenemos más corrupción que antes, ahora se exhibe más,dice el presidente Peña        Aeroméxico y Japan Airlines lanzarán un código compartido en el año 2018        Definición del Fiscal General debe estar al margen de efervescencia política, afirma el presidente Peña        Raúl Cervantes renuncia a Titularidad de la PGR        Pánuco regresa a la normalidad, descienden niveles del río; pasó el riesgo: CONAGUA        
Visitas: 18,510,126
Miércoles 18 de octubre de 2017     enestahora@outlook.com

En Esta Hora - Relación mente-cerebro-cuerpo (Primera parte)
Relación mente-cerebro-cuerpo (Primera parte)
«Nuestra mente es lo que somos», sentencia Eduardo Punset, abogado, Master en Ciencias Económicas y comunicador científico español (Barcelona, 1936). «Recuerdos, emociones y experiencias se acumulan en el cerebro sujetándose en las uniones electroquímicas entre los millones de neuronas que contiene», continúa. Ese órgano del cuerpo humano apenas hace poco desconocido, ha sido por fin estudiado y considerado el rector del yo humano, el lugar donde se produce la ansiedad, el estrés, la depresión, la esquizofrenia, pero también donde nacen las grandes ideas que han cambiado al mundo.

Nos narra Punset (“El alma está en el cerebro”, Ed. Aguilar, 2007, México) que a mediados del siglo XVII, en Inglaterra, el alma era un principio inmortal e inmaterial. El alma piensa, siente y gobierna al cuerpo. El cerebro, por el contrario, parecía una glándula de aspecto desagradable y de irritante inutilidad. El filósofo de Cambridge, Henry More, lo definía como «una desestructurada, gelatinosa e inútil substancia»

Descartes, el genio incomprendido (como muchos otros), aseveró que «hay un alma que razona en cada cerebro». La idea de que mente y cuerpo se hallan separados y distintos se remonta a Platón y a los antiguos griegos; pero fue Descartes quien en el siglo XVII describió en detalle la relación entre la mente y el cuerpo. En “El tratado del hombre” describe el dualismo de mente y cuerpo: la mente inmaterial o alma, tiene asiento en la glándula pineal, en el cerebro, y es la responsable del pensamiento, decía.

En ese siglo crucial, el médico inglés Thomas Willis es pionero con sus investigaciones neuroanatómicas y deja un gran legado para la historia de la anatomía, la fisiología y la neurología. Según Punset, en el siglo XVII, «Willis estudió con detalle la estructura cerebral y propuso una nueva concepción de la mente: para él, pensamientos y emociones eran tormentas de átomos en el cerebro».

Con sus investigaciones, abrió el camino teórico que varios siglos después habría de llevar al descubrimiento de los neurotransmisores (la transmisión de información desde una neurona hacia otra neurona, una célula muscular o una glándula, a través de la sinapsis). Su conclusión fue que los trastornos mentales, como la depresión, se podían curar con substancias químicas que restablecieran el equilibrio del fluido nervioso. Hoy es común en nuestra cultura el uso de fármacos contra la ansiedad, la depresión, el estrés, para dormir o para mantenerse despierto.

Lo valioso de Willis es que dio los primeros pasos hacia las concepciones de «mente» y «cerebro» como los concebimos hoy, aunque tuvieron que transcurrir más de trescientos años después de sus investigaciones. En lo que respecta a la idea del alma, ésta ha evolucionado con el hombre y se ha sometido culturalmente a los conceptos que prevalecen en el tiempo y el espacio como algo instintivo, muy propio del ser humano. Antes se pensaba que residía en el corazón, como centro de la vida. No se pensaba en el cerebro como lo hacemos ahora, «como el lugar en el que se ubica nuestro sentido del yo, nuestra personalidad, nuestros recuerdos y nuestras emociones.

gilnieto2012@gmail.com