LO ÚLTIMO: ¡Al fin hay acuerdos!... Senadores y diputados pactan cancelar ‘pase automático’ a Fiscalía        El presidente Peña recibe en Los Pinos, al gobernador Yunes.        Héctor recorre municipios afectados por desbordamiento de ríos de la Región de Los Tuxtlas.        Nuevas calles, para una mejor Xalapa: Américo Zúñiga        Alcalde electo estuvo presente en reunión donde se planteó crear policía municipal: Américo Zúñiga        El alcalde Américo Zúñiga, supervisa Centro Asistencial de Desarrollo Infantil        Chicharito tiene "roce" y convive con los Duques de Cambridge        Alcalde de Coatza siegue adelgazando la nómina        Conmemorará DIF Día Mundial de la Lucha Contra el Cáncer de mama        Supervisan obra del Centro Integral de Justicia Veracruz Norte        Pemex tiene finanzas estables, afirma el Director General, José Antonio González Anaya.        El Infonavit entregará 154 coberturas de seguros a derechohabientes de la CDMX tras sismo        Error,craso error:Nombran a Eruviel Ávila, en la dirigencia del PRI de la CDMX        48,000 mdp el costo de la reconstrucción, anuncia el presidente Peña.        Empleo formal IMSS con cifras de septiembre 2017.        
Visitas: 18,510,642
Miércoles 18 de octubre de 2017     enestahora@outlook.com

En Esta Hora - El amigo Bustos
El amigo Bustos
Conocí a Roberto Bustos García entre febrero y marzo del lejano año de 1966. Yo apenas comenzaba la educación secundaria pero ambos éramos alumnos de la escuela Normal Rural de Perote, el centro de estudio, trabajo, recreación y al mismo tiempo hogar de aquellos aspirantes a profesor de primaria. Allí se comía, se estudiaba, se dormía y se preparaban las incursiones a la población en busca de las muchachas que endulzaran con sus risas la vida adolescente.

Bailarín y galán empedernido, en la escuela formaba parte del grupo “los tacudos”, los elegantes, los dandis, que bajaban muy bien vestidos y perfumados a las fiestas y eventos donde frecuentaban a las muchachas. En ese año de 1966, Carlos Rodríguez Velasco era el benjamín de la parvada de adolescentes estudiosos y deseosos de divertirse, como el propio Carlos recordó frente a la tumba de Roberto, con lágrimas en los ojos.

Para noviembre de ese año, Roberto se graduó como profesor de educación primaria y tuvo que emigrar en busca de los derroteros que le deparaba el destino. Se quedaron en la escuela dos de sus hermanos: Nazario y Luis, quienes aún debían concluir sus estudios. Enseguida trabajó en las inmediaciones de Martínez de la Torre, buscando la proximidad de Misantla a la que más tarde llegaría. Como su hermano Luis estudiaba en el mismo grupo que yo, visitamos a Roberto en algunas de las escuelas primarias rurales en que inició sus andanzas como maestro.

Después lo perdí de vista. En 1985 supe que era el “hombre educación” de Misantla: director de la secundaria general, director de la nocturna para trabajadores y director de la escuela preparatoria, según él mismo me contó. El hombre era licenciado en Ciencias Naturales y había perseguido un propósito desde que comenzó a trabajar y su primera meta estaba lograda.

En 1987 necesitó buscar nuevos caminos y su inquietud lo trajo a Xalapa como subdirector de la Secundaria General No. 4. Allí su paso fue efímero pues estaba destinado a realizar trabajos de proyección estatal y fue nombrado Jefe del Departamento de Trámite y Control de escuelas secundarias generales en Veracruz. Por ese entonces incursionó en el periodismo y fue directivo de al menos dos rotativos de la capital.

Después de ser Jefe de Enseñanza e Inspector General, Roberto fue titular de la Subdirección de escuelas secundarias generales de la SEV, de donde pasó a hacerse cargo del Grupo I de la Comisión Estatal Mixta de Escalafón. Fue una persona amable, alegre y platicadora. Pachanguero, buen orador, sentimental y amiguero. Un espíritu que siempre irradió alegría y le tendió la mano franca a sus iguales. Una persona que fue tocando vidas en su transitar por la existencia, a sabiendas que el ser humano es falible y perfectible.

Me llamaba Beto, como sólo se refieren a mí las gentes de mi pueblo. Cuando fue inspector de la Zona 25, solía invitarme a realizar sus clásicos recorridos, en donde hizo famosa una frase: “Hoy no me hace daño nada”, haciendo alusión a su buen gusto por la comida y por los antojitos mexicanos. Descanse en paz nuestro estimado amigo Roberto Bustos García.

gilnieto2012@gmail.com