LO ÚLTIMO: ¡Al fin hay acuerdos!... Senadores y diputados pactan cancelar ‘pase automático’ a Fiscalía        El presidente Peña recibe en Los Pinos, al gobernador Yunes.        Héctor recorre municipios afectados por desbordamiento de ríos de la Región de Los Tuxtlas.        Nuevas calles, para una mejor Xalapa: Américo Zúñiga        Alcalde electo estuvo presente en reunión donde se planteó crear policía municipal: Américo Zúñiga        El alcalde Américo Zúñiga, supervisa Centro Asistencial de Desarrollo Infantil        Chicharito tiene "roce" y convive con los Duques de Cambridge        Alcalde de Coatza siegue adelgazando la nómina        Conmemorará DIF Día Mundial de la Lucha Contra el Cáncer de mama        Supervisan obra del Centro Integral de Justicia Veracruz Norte        Pemex tiene finanzas estables, afirma el Director General, José Antonio González Anaya.        El Infonavit entregará 154 coberturas de seguros a derechohabientes de la CDMX tras sismo        Error,craso error:Nombran a Eruviel Ávila, en la dirigencia del PRI de la CDMX        48,000 mdp el costo de la reconstrucción, anuncia el presidente Peña.        Empleo formal IMSS con cifras de septiembre 2017.        
Visitas: 18,510,645
Miércoles 18 de octubre de 2017     enestahora@outlook.com

En Esta Hora - Miguel Angel Yunes, el terremoto veracruzano
Miguel Angel Yunes, el terremoto veracruzano
En parangón a los repetidos sismos que en días pasados sacudieron a la ciudad de México y cinco entidades del país, la estructura institucional del gobierno de Veracruz quedó bajo escombros.

500 mil en pobreza extrema se sumaron a la parálisis, la devastación detuvo al sector productivo, la inseguridad y el crimen se apoderaron de la plaza, la relación prensa estado quedó en agonía, y ya se observan claros síntomas de corrupción.

Al igual que a Javier Duarte, a Miguel Angel Yunes Linares su gobierno se le colapsó.

Acaso no pudo, no quiso o no supo, pero el punto es que Veracruz hoy vive la peor crisis de un efímero mandato producto del rechazo al estilo de gobernar y el incumplimiento de compromisos pactados con las mayorías.

La última encuesta que publica el célebre Místico da cuenta que el portal SDP difundió una evaluación de los gobernadores del país que muestran a Miguel Angel Yunes con un nivel de aprobación de apenas 28.4% de la población, al corte del pasado julio.

“¡Son unos ignorantes!”

Ha respondido a sus defenestradores, a sus críticos periodísticos, a los empresarios, a los legisladores, a los presidentes municipales… y a todos los que no piensan como él.

Es la frase favorita del gobernante con la que ha calificado a los periodistas desde que asumió el suspiro cargo que detenta.

Así responde a quienes no lo entienden. A los que no le aplauden. A los que no le reconocen su incansable tarea. A los que no se enteraron de sus grandes decisiones en materia alimentaria, de obra pública, asistencia sanitaria y protección al medio ambiente.

El pleito de calificar a todo el que se le atraviesa de “ignorante” se complementó con esa malhadada “percepción”, a la cual dio una singular definición, ligando sus asertos a la “impericia” de los informadores y moderadores de opinión.

Así, un buen día se le ocurrió declarar que los periodistas escribían y decían tonterías y babosadas; otro que no lo reconocían porque no hay convenios y otro más, de parte de sus corifeos que no bajan al gremio de vendidos, amenaza incluida con meter a la cárcel a aquellos “plumíferos rojos” que publiquen ¡sin presentar pruebas!

“¡Son unos ignorantes!”

Calificó al sector empresarial que exigía con justeza el pago de sus adeudos que estima alcanzan los 11 mil millones de pesos.

A ellos no solo les indilgó el calificativo de ignorantes, sino que los amenazó con meterlos a la cárcel si insistían en sus “falsos” reclamos.

La realidad es que el sector empresarial –una parte ya abandonó Veracruz ante el desdén gubernamental- lleva nueve meses reclamando la justa atención y pago, soportando incluso las humillaciones de la Secretaría de Finanzas que los acusa de ser “empresas fantasma” despareciendo al mismo tiempo fideicomisos como el del 3% destinado al pago de deudas.

“¡Es un ignorante!”

Le dijo a través de un mozo, quesque responsable de las Finanzas de Veracruz, al senador José Francisco Yunes Zorrilla, presidente de la Comisión de Hacienda del Senado de la República por el solo hecho de pedir una explicación sobre el destino de ocho mil millones de pesos sospechosamente cambiados de una cuenta a otra, una ilegalidad que en el Duartismo se llamó “Licuadora”.

El gobierno de Yunes Linares acusó al legislador –que si algo sabe es de economía- de “cómplice” de la corrupción del gobierno de Duarte y le pidió a una jefa de departamento de cuarta categoría de Sefiplan le diera “unas lecciones” al Senador sobre el manejo “honorable y transparente” de las finanzas.

Yunes Zorrilla, sin embargo, ha respondido con guante blanco.

Acaba de anunciar que Veracruz para 2018 tendrá un presupuesto que alcanzará los 105 mil millones de pesos, 3% más que el año que corre.

“¡Son unos ignorantes!”

Así calificó el recio mandatario de agrio carácter, a los alcaldes que se atrevieron -que digo atrevieron, que osaron recordar sus pagos atrasados por concepto de participaciones federales-.

“Son unos ignorantes… y desvergonzados”, agregó luego de instarlos a “leer la Constitución”

Esto último creo que no lo han hecho estos pobres 47 alcaldes regañados encabezados por el de Xalapa Américo Zúñiga, ya que siguen reclamando 4 mil millones de pesos no entregados.

“¡Son unos ignorantes!”

Es la frase favorita de Yunes misma que, desde luego, tiene finos aderezos como los que le ha gritado a Andrés Manuel López Obrador: “No le saques, lagarto”, “Ladrón”, “Tocadiscos”, “Desequilibrado Mental” “Bocón” y “Viejo Guango”.

“¡Son unos ignorantes!”

O mejor dicho “¿por qué hay tanta ignorancia?, espetó Yunes Linares cuando fue cuestionado si estaba preparado para responder a los abogados de Javier Duarte de Ochoa, sobre lazos con la farmacéutica “El Globo”, relacionada con el desvío de recursos públicos.

“Es increíble la ignorancia del señor defensor de Duarte, el abogado Marco Antonio del Toro, quien lo primero que debiera de decir es de dónde le pagan, cuánto le pagan, cómo le pagan, porque evidentemente le paga Duarte con dinero que se robó de los veracruzanos” refutó el pasado 24 de julio al ser relacionado con asuntos de corrupción.

Muchos más ejemplos de la palabreja “ignorancia” podrían complementar este artículo, los citados, sin embargo, marcan el tono del nuevo lenguaje político puesto de moda por el gobernador que en los hechos se muestra cada día más altanero y respondón; más nervioso y apresurado por quemar todos los cartuchos que le quedan.

Luego de no poder llevar a la cárcel a Duarte –la PGR y el gobierno federal lo hicieron-, de no poder encarcelar a los grandes pillos del pasado reciente, de no poder cumplir compromisos básicos de seguridad y empleo, de no poder someter a la prensa y tener a la ciudadanía en contra, arroja su última carta: Fidel Herrera, un gladiador de su talla, de su misma estirpe, un ex amigo y aliado con el cual entrará en una guerra prolongada.

El factor tiempo, sin embargo, es hoy su peor enemigo.

Tiempo al tiempo.

*Premio Nacional de Periodismo