LO ÚLTIMO: Empleo formal IMSS con cifras de septiembre 2017.        La corrupción no se acaba por decreto; debemos trabajar más: Héctor Yunes        Xalapeños Ilustres, una vialidad digna para el Centro Histórico        Avanza reconstrucción de Bulevar Porfirio Díaz o entrada a Central de Abasto, vialidad estratégica de Xalapa        Se dejará la alta tecnología en sistema de vídeo vigilancia        Diputados en sus Distritos…        Clara Brugada no es bienvenida en algunas colonias de Iztapalapa....la corren.        Cabildo xalapeño aprueba creación de Policía Municipal para 2018        Netflix suma más usuarios de lo esperado y rompe récord en Wall Street        Mala decisión sí puede joder a México:Peña Nieto        Hoy no tenemos más corrupción que antes, ahora se exhibe más,dice el presidente Peña        Aeroméxico y Japan Airlines lanzarán un código compartido en el año 2018        Definición del Fiscal General debe estar al margen de efervescencia política, afirma el presidente Peña        Raúl Cervantes renuncia a Titularidad de la PGR        Pánuco regresa a la normalidad, descienden niveles del río; pasó el riesgo: CONAGUA        
Visitas: 18,510,045
Miércoles 18 de octubre de 2017     enestahora@outlook.com

En Esta Hora - Ceda el paso y sea feliz
Ceda el paso y sea feliz
No me canso de repetirlo a quien se me deje, y no me canso de repetirlo en este espacio: si quiere vivir mejor en esta ciudad incomprensible, ceda el paso y sea feliz.

Por eso es que digo: enfangado en el inefable tráfico xalapeño, entre claxonazos y empujones de metal, pude advertir cómo, de vehículo a vehículo, muchos conductores y sus acompañantes se entrecruzaban mentaditas y mentadotas de madre con sus vecinos de desgracia y de carril.

El paso por las calles citadinas se ha convertido en una oda al derrame biliar, en una endecha al estrés, en un ditirambo al revés que sufren y padecen todos los ciudadanos metidos en esa trampa que se llama calle, en nuestra sufrida y sufriente capital de Veracruz. Crea una mala reacción, aunque tiene su parte buena

Y digo lo de la reacción y lo de la parte buena porque en medio de la ensoñación en la que se cae sin remedio durante los largos minutos de la espera, entre un frenazo y el acelere con el que los más optimistas piensan que avanzan y que se les permitirá llegar en tiempo y forma a donde vayan; en esos largos minutos, decía, tuve el tiempo para que se me ocurriera la idea ¿brillante? de que uno se enoja porque quiere, que todo es cosa de actitud y de tomar las cosas con filosofía.

Y como es cosa de filosofía, se me ocurrieron seis premisas que aquí pongo a consideración del respetable:

La primera es recordar que no hay manera de viajar rápido en las rúas xalapeñas. La lentitud es inevitable en una ciudad con el doble o el triple de los vehículos que puede soportar.

La segunda, que el tránsito tortuoso de nuestra ciudad lo hacemos peor cuando todos queremos pasar primero y antes que nadie. Y a ello hay que aumentarle el gancho al hígado repetido que significa andarse peleando por un quítame esas

pajas o porque el otro ya se quiere avilonear nuestro carril o porque alguien se estacionó en doble fila o porque….

La tercera, que los agentes de vialidad no sirven para nada, más que para elevar los niveles de estrés con sus silbatazos y sus incapacidades.

La cuarta, que los compañeros taxistas no tienen remedio, igual que sus congéneres de los camiones urbanos, y es perder el tiempo tratar de hacer que comprendan algo.

La quinta es que podríamos aprovechar el ocio para aprender alguna nueva habilidad que se deje, como oratoria y declamación, algún idioma, o memorizar las tablas de multiplicar al revés y al derecho o el directorio telefónico de la ciudad de México. En verdad que da tiempo para eso.

La sexta premisa es que si uno deja de pelear por ganar lugares y se resigna a que se va a tardar mucho tiempo en ir de una parte a otra, finalmente va a llegar en el mismo tiempo que si se pelea contra el mundo de los otros conductores, pero eso sí, llegará con la vesícula intacta y en una de ésas hasta con una sonrisa en la boca.

Por eso le recomiendo una vez más, si me permite:

Ceda el paso… y sea feliz. sglevet@gmail.com

Twitter: @sglevet

Facebook.com/sglevet www.journalveracruz.com